lunes, 20 de octubre de 2014

Comentarios a las lecturas del Domingo XXIX del T. O.19 de octubre de 2014

Comentarios a las lecturas del Domingo XXIX del T. O.19 de octubre de 2014
Hoy son dos los núcleos de esta celebración: por un lado, el evangelio, que nos habla de la fe y la política; y por otro lado el DOMUND, cuyo lema es “renace la alegría”.  Dice el Papa Francisco que “todos los discípulos del Señor están llamados a cultivar la alegría de la evangelización”.  Es un hecho constatable que gracias a los que dedican su vida a la evangelización de los pueblos más pobres, la alegría de estas gentes renace cada día. No es una alegría material, por tener cosas, casas, coches, dinero… Como recuerda el Papa Francisco en el Mensaje para esta Jornada del DOMUND, la alegría más profunda de Jesús es constatar que sus discípulos participan de esta dinámica de conocer al Padre y de vivir como hermanos entre sí. Es la alegría del Evangelio que se revela a los más pobres y humildes, que la Iglesia debe testimoniar y realizar en este mundo y en esta sociedad en la que le ha tocado vivir.
En el Evangelio descubrimos un dato más de la Evangelización. Es la relación entre vida cristiana y política. El Evangelio no es un mensaje o buena Nueva desencarnada. Evangelizar tampoco lo es. ¿Qué buena nueva puede ser el Evangelio por ejemplo en Africa, continente esquilmado y explotado cruelmente por los poderes económicos en connivencia con los poderes políticos de los distintos países del continente?.  
¿Cómo unimos esto con el evangelio, con esa frase de Jesús tan oída de “dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”? Hay que interpretar bien este evangelio porque puede parecer que Dios separa la religión y la política, y nada más lejos de la realidad. Si hacemos eso, estaremos sucumbiendo a un individualismo que se está metiendo en nuestra sociedad y que quiere meter la religiosidad en la vida privada y en el ámbito de lo personal. Pero eso no lo dice el evangelio por ningún sitio, al contrario, nos invita a ser “levadura en la masa”, es decir, a estar presentes en nuestra sociedad y hacerla crecer con los valores del evangelio. Precisamente, “dar al César lo suyo” significa trabajar por transformar la sociedad en la que vivimos. Y “dar a Dios lo suyo” exige interesarse por los derechos de los que son “hijos de Dios”, por muy pequeños que sean, por muy negra que sea su piel y por muy lejos que vivan, ya que conviven en esta sociedad nuestra y son imagen de ese Dios al que decimos querer tanto y al que nos encomendamos para que nos ayude en todo momento y situación.
Tres pistas desde las lecturas de hoy.

1.- Así dice el Señor a su Ungido, a Ciro… te llamé por tu nombre, te di un título, aunque no me conocías. Vemos en este texto del profeta Isaías que Dios no hace distinción de personas y elige a un pagano, a uno que no le conocía, para que sea su Ungido y libere a su pueblo del destierro en Babilonia. No podemos despreciar a ninguna persona por su condición social, ni por su raza, o religión. Dios quiere a las personas que hacen el bien y que ayudan a los demás. Nuestro Dios es el Señor de todos y ama a todos; nuestro deber es reconocer esto: que no hay dios fuera de Dios. Yo soy el Señor y no hay otro.
Buen mensaje para nuestras sociedades cada vez más secularizadas y donde la fe en Dios y la actitud publica de personas creyentes es cada vez menor. MUCHOS QUE SE MANIFIESTAN ATEOS O AGNOSTICOS, dirigen cada vez los destinos de nuestras sociedades, desde los gobiernos y órganos de poder. Los CIROS abundan hoy más que los DAVID.
2.- A la Iglesia de los tesalonicenses (1): Recordamos sin cesar la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y el aguante de vuestra esperanza en Jesucristo, nuestro Señor. Este texto, con el que comienza la carta a los tesalonicenses, es el texto más antiguo del Nuevo Testamento. Y puede muy bien servir como programa de vida para nosotros, los cristianos del siglo XXI. Que nuestra fe sea una fe activa, que nuestro amor sea intenso y esforzado, y que nuestra esperanza en Jesucristo, nuestro Señor, no decaiga y nos mantenga firmes y valientes en nuestro testimonio cristiano ante Dios y ante el César.
3.- Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Que Cristo fue una persona espiritual, y los cristianos debemos ser personas espirituales, ninguno de nosotros lo duda; lo de que debamos ser mundanos ya puede necesitar alguna explicación. Pero, si entendemos por mundanos personas que vivimos en el mundo y debemos vivir preocupados y comprometidos con el mundo, parece igualmente evidente. Lo demás es escapismo y renuncia a nuestra condición de seres humanos, que implica ser seres sociales, que vivimos en sociedad. El Papa Francisco, en su exhortación apostólica "Evangelii Gaudium", nos da luz sobre estas cuestiones.
Sobre la obligación de actuar como seres sociales dice el Papa que  la evangelización abarca “todos los aspectos de la vida humana, de manera que “la misión del anuncio de la Buena Noticia de Jesucristo tiene una destinación universal. Su mandato de caridad abraza todas las dimensiones de la existencia, todas las personas, todos los ambientes de la convivencia y todos los pueblos. Nada de lo humano le puede resultar extraño” (Documento de Aparecida). La verdadera esperanza, que busca el Reino escatológico, siempre genera historia” (E.G.n. 180).
 Sobre la política y los políticos dice: “La política, tan denigrada, tiene una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común. Tenemos que convencernos de que la caridad no es sólo el principio de las micro-relaciones, como en las amistades, la familia, el pequeño grupo, sino también las macro-relaciones, como las relaciones sociales, económicas y políticas” (número 205).
<la salida de sí hacia el hermano> es uno de los dos mandamientos principales que fundan toda norma moral> (E.G.n.  179).
 Cumplir todas nuestras obligaciones sociales, económicas y políticas, dando al César lo que es del César, es  parte de nuestra actitud de creyentes. Y ello hay que hacerlo como nos recuerda Jesús,  amando a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos, dando a Dios lo que es de Dios.
La llamada evangelica es a  construir una comunidad capaz de evangelizar a los pobres. Asi pues la renovación que pide nuestro tiempo es una conversión clara a los "nuevos pobres" espirituales y materiales y un compromiso en la transformación de las estructuras de pecado que generan la pobreza. Para ello es necesario: dejarnos educar en la fraternidad y solidaridad, algo fundamental en un mundo que educa en el individualismo y la competencia, y fomentar las actitudes cristianas de denuncia y compromiso. Como creyentes coincidiremos con muchas otras personas en esa fraternidad y solidaridad, pero nosotros estamos llamados a algo más profundo. Hay que dar al César lo que es del César. A Dios lo que es de Dios: la adoración rendida, la entrega generosa, la obediencia fiel a su Ley, el amor sobre todas las cosas.
(1).- Hoy iniciamos la lectura sucesiva de fragmentos de la I Carta de San Pablo a los Tesalonicenses. Hasta hace poco se ha considerado a esta Carta como el texto más antiguo de los Evangelios. Fue escrita en Atenas en el año 51. Pero en las cuevas de Qumram se halló un papiro con un fragmento del Evangelio de Marco que podría estar datado en los años cuarenta del siglo I.

Lecturas del Domingo XXIX del Tiempo Ordinario. 19 de octubre de 2014

Lecturas del XXIX Domingo del Tiempo Ordinario
19 de octubre de 2014



PRIMERA LECTURA


LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 45, 1. 4-6
Así dice el Señor a su Ungido, a Ciro, a quien lleva de la mano:
-- Doblegaré ante él las naciones, desceñiré las cinturas de los reyes, abriré ante él las puertas, los batientes no se le cerrarán. Por mi siervo Jacob, por mi escogido Israel, te llamé por tu nombre, te di un título, aunque no me conocías. Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí, no hay dios. Te pongo la insignia, aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente que no hay otro fuera de mí. Yo soy el Señor, y no hay otro.
Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL


SALMO 95
R.- ACLAMAD LA GLORIA Y EL PODER DEL SEÑOR.

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra.
Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones. R.-
Porque es grande el Señor,
y muy digno de alabanza,
más temible que todos los dioses.
Pues los dioses de los gentiles son apariencia,
mientras que el Señor ha hecho el cielo. R.-

Familias de los pueblos, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor, entrad
en sus atrios trayéndole ofrendas. R.-

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia la tierra toda.
Decid a los pueblos: "El Señor es rey,
él gobierna a los pueblos rectamente. R.-


SEGUNDA LECTURA
LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS TESALONICENSES 1, 1-5b
Pablo, Silvano y Timoteo a la Iglesia de los tesalonicenses, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. A vosotros, gracia y paz. Siempre damos gracias a Dios por todos vosotros y os tenemos presentes en nuestras oraciones. Ante Dios, nuestro Padre, recordamos sin cesar la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y el aguante de vuestra esperanza en Jesucristo, nuestro Señor. Bien sabemos, hermanos amados de Dios, que él os ha elegido y que, cuando se proclamó el Evangelio entre vosotros, no hubo sólo palabras, sino además fuerza del Espíritu Santo y convicción profunda.
Palabra de Dios


ALELUYA Flp 2, 15- 16
Brilláis como lumbreras del mundo, mostrando una razón para vivir.


EVANGELIO
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 22, 15-21
En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron unos discípulos, con unos partidarios de Herodes, y le dijeron:
-- Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad; sin que te importe nadie, porque no miras lo que la gente sea. Dinos, pues, qué opinas: ¿es lícito pagar impuesto al César o no?
Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús:
-- Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto.
Le presentaron un denario. Él les preguntó:
-- ¿De quién son esta cara y esta inscripción?
Le respondieron:
-- Del César.
Entonces les replicó:
-- Pues pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Palabra del Señor

sábado, 11 de octubre de 2014

Lecturas del Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario 12 de octubre de 2014

XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario
12 de octubre de 2014

Lecturas


PRIMERA LECTURA
LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 25, 6-10a
Aquel día, preparará el Señor de los Ejércitos para todos los pueblos, en este monte, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera; manjares enjundiosos, vinos generosos. Y arrancará en este monte el velo que cubre a todos los pueblos, el paño que tapa a todas las naciones. Aniquilará la muerte para siempre. El Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, y el oprobio de su pueblo lo alejará de todo el país --lo ha dicho el Señor--. Aquel día se dirá: "Aquí está nuestro Dios, de quien esperábamos que nos salvara; celebremos y gocemos con su salvación. La mano del Señor se posará sobre este monte."
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
SALMO 22
R.- HABITARÉ EN LA CASA DEL SEÑOR POR AÑOS SIN TÉRMINO.
El Señor es mi pastor,
nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas. R.-

Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R.-

Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R.-

Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R.-
SEGUNDA LECTURA
LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS FILIPENSES 4, 12-14. 19-20
Hermanos:
Sé vivir en pobreza y abundancia. Estoy entrenado para todo y en todo: la hartura y el hambre, la abundancia y la privación. Todo lo puedo en aquel que me conforta. En todo caso, hicisteis bien en compartir mi tribulación. En pago, mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades con magnificencia, conforme a su espléndida riqueza en Cristo Jesús. A Dios, nuestro Padre, la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
Palabra de Dios.



ALELUYA. Ef 1, 17-18
El Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine los ojos de nuestro corazón, para que comprendamos cuál es la esperanza a la que nos llama.
EVANGELIO
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 22, 1-14
En aquel tiempo, de nuevo tomó Jesús la palabra y habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
--El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados a la boda, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados, encargándoles que les dijeran: "Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda". Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos. El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: "La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda." Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?" El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: "Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes." Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.
Palabra de Señor.

Comentarios a las lecturas DEL DOMINGO XXVIII TO. 12 DE OCTUBRE DE DE 2014

XXVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
12 DE OCTUBRE DE DE 2014

Llegará un día que Dios terminará con toda la penuria humana y, además, aniquilará la muerte para siempre. Y hay palabras misteriosas, como las que dice: “arrancará en este monte el velo que cubre a todas los pueblos, el paño que tapa a todas las naciones. Y preparará para todos un gran banquete. En la descripción del banquete recuerda, sin duda, al salmo 22, en el que el Señor nos lleva a fuentes tranquilas y prepara una mesa ante nosotros. Llegará, sin duda, ese día final de gran alegría y de conocimiento total de lo que nos falta por saber de la existencia futura. La promesa de Dios es para todos los pueblos. No sólo para el pueblo elegido, para Israel. Pero no sólo, tampoco, para nosotros los cristianos, que no podemos creer, asimismo, elegidos. Serán todos los pueblos. El Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, y el oprobio de su pueblo lo alejará de todo el país”.
“Las palabras de la profecía, proclamadas hoy en la liturgia de la comunidad, vuelan de los campos del hambre a los tugurios del ébola, de las vallas fronterizas al fondo de las pateras, del infierno de los esclavizados al oprobio de los desechados, y no podrás acceder a su verdad, Iglesia cuerpo de Cristo, si no te las devuelve como un eco la montaña del sufrimiento humano.
Dios no puede enjugar las lágrimas, Dios no puede alejar el oprobio. Lo sabe el hambriento, lo sabe el contagiado, lo sabe el emigrante, lo sabe el esclavo, lo sabe el que nada cuenta, el que nada tiene, el que nada vale, lo sabes tú. Y el eco lo irá repitiendo cada día desde la montaña del sufrimiento: Dios no puede… Lo saben también el opresor, el negrero, el explotador, el corrupto, el violento, el cruel, el violador, el engañador, el pederasta.
Tú sabes, sin embargo, Iglesia cuerpo de Cristo, que las palabras de la profecía son verdaderas, sabes que las lágrimas serán enjugadas y que el oprobio será alejado, tú sabes que sobre esas palabras se levanta cierta la esperanza de los pobres, tú sabes que el Señor Dios, su no poder y su amor, es tu salvación.
En Jesús de Nazaret, en el misterio de la Palabra hecha carne, evidencia de la debilidad de Dios y de su amor, Dios se nos hizo cercano para enjugar lágrimas y alejar oprobios”. (Monseñor Agrelo Domingo 28 del TO)
El salmo como que actualiza las promesas de la primera lectura y fortalece la invitación de Jesús al banquete de bodas::El Señor es mi pastor, nada me falta”. Ello supondrá como repetimos en la estrofa del salmo “habitaré en la casa del Señor por años sin término”.
La providencia también nos la recuerda San Pablo en el fragmento proclamado hoy de la carta a los filipenses. San Pablo se coloca como ejemplo de saber vivir en cualquier circunstancia. “Sé vivir en pobreza y abundancia. Estoy entrenado para todo y en todo: la hartura y el hambre, la abundancia y la privación. Todo lo puedo en aquel que me conforta. En todo caso, hicisteis bien en compartir mi tribulación. En pago, mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades con magnificencia, conforme a su espléndida riqueza en Cristo Jesús”.
En el Evangelio Jesús se vale de una comparación (en un reino, las bodas del rey), para hacernos comprender de alguna manera las alegrías del Cielo. Alegría y abundancia de toda clase de bienes que se prolongan por muchos días. En el caso del Cielo por toda la eternidad. Estamos ante la promesa mayor que el Dios omnipotente nos hace, eso que colmará finalmente todos los deseos y anhelos del corazón humano.
Jesús entendió su vida entera como una gran invitación a una fiesta final en nombre de Dios. Por eso, Jesús no impone nada a la fuerza, no presiona a nadie. Anuncia la Buena Noticia de Dios, despierta la confianza en el Padre, enciende en los corazones la esperanza. A todos les ha de llegar su invitación.
¿Qué ha sido de esta invitación de Dios? ¿Quién la anuncia? ¿Quién la escucha? ¿Dónde se habla en la Iglesia de esta fiesta final? Satisfechos con nuestro bienestar, sordos a lo que no sea nuestros intereses inmediatos, nos parece que ya no necesitamos de Dios ¿Nos acostumbraremos poco a poco a vivir sin necesidad de alimentar una esperanza última?
Jesús era realista. Sabía que la invitación de Dios puede ser rechazada. En la parábola de “los invitados a la boda” se habla de diversas reacciones de los invitados. Unos rechazan la invitación de manera consciente y rotunda: “no quisieron ir. Otros responden con absoluta indiferencia: “no hicieron caso”. Les importan más sus tierras y negocios.
Pero, según la parábola, Dios no se desalienta. Por encima de todo, habrá una fiesta final. El deseo de Dios es que la sala del banquete se llene de invitados. Por eso, hay que ir a “los cruces de los caminos”, por donde caminan tantas gentes errantes, que viven sin esperanza y sin futuro. La Iglesia ha de seguir anunciando con fe y alegría la invitación de Dios proclamada en el Evangelio de Jesús.
Dios ha preparado para sus hijos un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera, manjares enjundiosos, vinos generosos.
Jesús habla de la invitación a una boda. ¿Qué experiencia podía haber más gozosa para aquellas gentes que ser invitados a una boda y poder sentarse con los vecinos a compartir juntos un banquete de bodas?
En el cuerpo de Cristo que somos todos los bautizados, su Iglesia, pequeña y humilde, desposeída de poder y ungida de amor, Dios se hace buena noticia para todos, pero solo pueden entenderla los pobres.
Los pobres, que se encuentran con nosotros, deben encontrarse a través nuestro con Cristo, y podrán ir diciendo: “El Señor es mi pastor, nada me falta”.
En Cristo Jesús, en la eucaristía, en ti, el amor hace presente entre los pobres la ciudad futura, la nueva Jerusalén, la morada de Dios entre los hombres, en la que Dios “enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni duelo, ni llanto, ni dolor, porque lo primero ha desaparecido”.
El futuro se anticipa con el poder del amor, del amor venimos, al amor vamos y con amor estamos llamados a caminar, hacia el “banquete del Reino”.

domingo, 5 de octubre de 2014

Comentarios a las lecturas del DOMINGO XXVII DEL TIEMPO ORDINARIO. 5 DE OCTUBRE DE DE 2014

Comentarios a las lecturas del DOMINGO  XXVII DEL TIEMPO ORDINARIO
5 DE OCTUBRE DE DE 2014
¿QUÉ PARTE DE RESPONSABILIDAD TENGO YO EN LAS COSAS QUE OCURREN A MÍ ALREDEDOR?
Tanto el profeta Isaías como  el salmo y el evangelio de Mateo utilizan la imagen de la viña para resaltar la relación de Dios con su pueblo (Israel –judios- y cristianos –Iglesia-). La viña era la casa de Israel. Yahvé la plantó, arregló y preparó con todo esmero para que diera fruto. Derrochó en ella todo su amor. Sólo esperaba de ella una cosa: que diera uvas, el fruto de la vid.
En lugar de uvas, la viña sólo dio agrazones. Israel devolvió a Dios desprecio y rebeldía a cambio del inmenso amor que había recibido. Como tú y como yo hemos pagado con indiferencia la ternura infinita del Señor. Y en lugar de frutos de santidad, hemos dado hojas y ramas secas. "¿Qué más cabía hacer por mi viña que yo no haya hecho? ¿Por qué esperando que diera uvas, dio agrazones? Pues ahora os diré lo que voy a hacer con mi viña: Quitaré su valla para que sirva de pasto, derruiré su tapia para que la pisoteen...".
En el pacto de la Alianza en el Sinaí quedó claro el compromiso de ambas partes: "vosotros seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios". El Señor fue fiel, pero el pueblo olvidó su juramento. Dios sólo deseaba que diera frutos de amor, por su propio bien, por su propia felicidad. A pesar de todo, envió a sus mensajeros los profetas (los criados de la parábola) para recordárselo, pero no sólo no les escucharon sino que les apedrearon o les mataron. ¿Qué más podía hacer por su viña que no haya hecho? Lo impensable: envió a su propio hijo. Pero los labradores acabaron con su vida para quedarse con la viña.
La segunda lectura de San Pablo incide en tres aspectos para nuestra vida cotidiana como personas llamadas a trabajar en la viña del Señor:
1.- Desde la confianza en Dios nos viene tranquilidad y Paz, Dios obra en quienes se fían de Ël: “Nada os preocupe; sino que, en toda ocasión, en la oración y súplica con acción de gracias, vuestras peticiones sean presentadas a Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”
2.-La viña es el mundo, San Pablo nos apremia a tener en cuenta aspectos de nuestro entorno“…todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable, todo lo que es virtud o mérito, tenedlo en cuenta.”
3.- Vivir nuestra Fe con lo que hemos recibido: “ Y lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis, visteis en mí, ponedlo por obra. Y el Dios de la paz estará con vosotros.”
El Evangelio nos presenta la respuesta de Dios a nuestra infidelidad. El Señor jamás da nada ni a nadie por perdido. Y nos envía a su propio Hijo Jesucristo, “la piedra angular” (Evang.). Si queremos dar fruto tenemos que estar injertados en Cristo y converitirlo en el centro y fundamento de nuestra vida. “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. Si permanecéis en mi, daréis fruto”.
Jesús propuso esta parábola a sus paisanos para que entendieran que Dios les pedía los frutos de su fe y de su vida religiosa; frutos que en la mayoría de ocasiones no existían. Sería muy fácil pensar que esta parábola va dirigida solamente a los contemporáneos de Jesús. Pero... ¿Y tú? ¿Y yo? ¿Damos frutos de santidad? ¿Nuestra vida va en coherencia con la fe?
¿Has escuchado la llamada que Dios te hace a trabajar en la viña?,
 ¿te has preguntado alguna vez cuál es la parcela de la viña de la que te encarga el Señor?
¿Con qué actitudes estás trabajando en la viña del Señor?.

Lecturas del Domingo XXVII del Tiempo Ordinario.5 de octubre de 2014

Lecturas XXVII Domingo del Tiempo Ordinario.  5 de octubre de 2014


PRIMERA LECTURA
LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 5, 1-7
Voy a cantar en nombre de mi amigo un canto de amor a su viña. Mi amigo tenía una viña en fértil
collado. La entrecavó, la descantó, y plantó buenas cepas; construyó en medio una atalaya y cavó un lagar. Y esperó que diese uvas, pero dio agrazones.
Pues ahora, habitantes de Jerusalén, hombres de Judá, por favor, sed jueces entre mí y mi viña. ¿Qué más cabía hacer por mi viña que yo no lo haya hecho? ¿Por qué, esperando que diera uvas, dio agrazones? Pues ahora os diré a vosotros lo que voy a hacer con mi viña: quitar su valla para que sirva de pasto, derruir su tapia para que la pisoteen. La dejaré arrasada: no la podarán ni la escardarán, crecerán zarzas y cardos; prohibiré a las nubes que lluevan sobre ella. La viña del Señor de los ejércitos es la casa de Israel; son los hombres de Judá su plantel preferido. Esperó de ellos derecho, y ahí tenéis: asesinatos; esperó justicia, y ahí tenéis: lamentos.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
SALMO 79
R.- LA VIÑA DEL SEÑOR ES LA CASA DE ISRAEL.

Sacaste, Señor, una vid de Egipto,
expulsaste a los gentiles y la trasplantaste.
Extendió sus sarmientos hasta el mar,
y sus brotes hasta el Gran Río. R.-

¿Por qué has derribado su cerca,
para que la saqueen los viandantes,
la pisoteen los jabalíes
y se la coman las alimañas? R.-

Dios de los ejércitos, vuélvete:
mira desde el cielo, fíjate,
ven a visitar tu viña,
la cepa que tu diestra plantó,
y que tú hiciste vigorosa. R.-

No nos alejaremos de ti:
danos vida, para que invoquemos tu nombre.
Señor, Dios de los ejércitos, restáuranos,
que brille tu rostro y nos salve. R.-




SEGUNDA LECTURA
LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS FILIPENSES 4, 6-9
Hermanos:
Nada os preocupe; sino que, en toda ocasión, en la oración y súplica con acción de gracias, vuestras peticiones sean presentadas a Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Finalmente, hermanos, todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable, todo lo que es virtud o mérito, tenedlo en cuenta. Y lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis, visteis en mí, ponedlo por obra. Y el Dios de la paz estará con vosotros.
Palabra de Dios.


ALELUYA Jn 15, 16
Yo os he elegido del mundo, para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure --dice el Señor.


EVANGELIO
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 21, 33-43
En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
-- Escuchad otra parábola: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje. Llegado el tiempo de la vendimia, envió sus criados a los labradores, para percibir los frutos que le correspondían. Pero los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon. Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por último les mandó a su hijo, diciéndose: "Tendrán respeto a mi hijo." Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: "Éste es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia." Y, agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron. Y ahora, cuando vuelva el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?
Le contestaron:
-- Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la viña a otros labradores, que le entreguen los frutos a sus tiempos.»
Y Jesús les dice:
-- ¿No habéis leído nunca en la Escritura?: "La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente" Por eso os digo que se os quitará a vosotros el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos.
Palabra del Señor.

domingo, 28 de septiembre de 2014

La parábola de la viña: o la historia de Israel.

  La parábola de la viña:
o la historia de Israel.
 Marcos 12,1-12
"Y se puso a hablarles en parábolas: «Un hombre plantó una viña, la rodeó de una cerca, cavó un lagar y edificó una torre; la arrendó a unos labradores, y se ausentó. Envió un siervo a los labradores a su debido tiempo para recibir de ellos una parte de los frutos de la viña. Ellos le agarraron, le golpearon y le despacharon con las manos vacías. De nuevo les envió a otro siervo; también a éste le descalabraron y le insultaron. Y envió a otro y a éste le mataron; y también a otros muchos, hiriendo a unos, matando a otros. Todavía le quedaba un hijo querido; les envió a éste, el último, diciendo: `A mi hijo le respetarán'. Pero aquellos labradores dijeron entre sí: `Éste es el heredero. Vamos, matémosle, y será nuestra la herencia.' Le agarraron, le mataron y le echaron fuera de la viña. ¿Qué hará el dueño de la viña? Vendrá y dará muerte a los labradores y entregará la viña a otros. ¿No habéis leído esta Escritura:
La piedra que los constructores desecharon,
en piedra angular se ha convertido;
fue el Señor quien hizo esto
y es maravilloso a nuestros ojos?»
Trataban de detenerle -pero tuvieron miedo a la gente- porque habían comprendido que la parábola la había dicho por ellos. Y dejándole, se fueron".(Marcos 12,1-12)

• Jesús está en Jerusalén. Es la última semana de su vida. Está de vuelta en la plaza del Templo (Mc 11,27), donde ahora empieza el enfrentamiento directo con las autoridades. Los capítulos 11 y 12 describen los diversos aspectos de este enfrentamiento: (a) con los vendedores del Templo (Mc 12,11-26), (b) con los sacerdotes, ancianos y escribas (Mc 11,27 a 12,12), (c) con los fariseos y los herodianos (Mc 12,13-17), (d) con los saduceos (Mc 12,18-27), y (e) de nuevo, con los escribas (Mc 12,28-40). Al final, después de la ruptura con todos ellos, Jesús comenta el óbolo de la viuda (Mc 12,41-44). El evangelio de hoy describe una parte del conflicto con los sacerdotes, los ancianos y los escribas (Mc 12,1-12). A través de todos estos enfrentamientos, queda más claro para los discípulos y para todos nosotros el proyecto de Jesús y la intención de los hombres de poder.
• Marcos 12,1-9: La parábola de la viña: respuesta indirecta de Jesús a los hombres de poder. La parábola de la viña es un resumen de la historia de Israel. Resumen bonito, sacado del profeta Isaías (Is 5,1-7). Por medio de esta parábola Jesús da una respuesta indirecta a los sacerdotes, escribas y ancianos que le habían preguntado: “¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿Quién te dio autoridad para hacer esto?" (Mc 11,28). En esta parábola, Jesús (a) revela cual es el origen de su autoridad: el es el hijo, el heredero (Mc 12,6). (b) Denuncia el abuso de la autoridad de los viñaderos, esto es de los sacerdotes y ancianos que no cuidaban del pueblo de Dios (Mc 12,3-8). (c) Defiende la autoridad de los profetas, enviados por Dios, y masacrados por los viñaderos (Mc 12,2-5). (d) Desenmascara a las autoridades por haber manipulado la religión y por matar al hijo, porque no quieren perder la fuente de ingresos que consiguieron acumular para sí, a lo largo de los siglos (Mc 12,7).
• Marcos 12,10-12. La decisión de los hombres de poder confirma la denuncia hecha por Jesús. Los sacerdotes, escribas y ancianos entendieron muy bien el significado de la parábola, pero no se convirtieron. ¡Todo lo contrario! Mantuvieron su proyecto de tomar preso a Jesús (Mc 12,12). Rechazaron la “piedra fundamental” (Mc 12,10), pero no tuvieron el valor de hacerlo abiertamente porque tenían miedo a la gente. Así los discípulos y las discípulas deben saber lo que les espera si siguen a Jesús.
Los hombres de poder en el tiempo de Jesús: En los capítulos 11 y 12 de Marcos aparecen algunos de los hombres de poder en el tiempo de Jesús. En el evangelio de hoy: los sacerdotes, los ancianos y los escribas (Mc 11,27); en el de mañana: los fariseos y los herodianos (Mc 12,13); en el de pasado mañana: los saduceos (Mc 12,18).
- Sacerdotes: Eran los encargados del culto en el Templo, donde se recogían los diezmos. El sumo sacerdote ocupaba un lugar central en la vida de la gente, sobre todo después del exilio. Era escogido de entre las familias que detenían más poder y riqueza.
- Ancianos o Jefes del Pueblo: Eran los líderes locales en las aldeas y ciudades. Su origen venía de los jefes de las antiguas tribus.
- Escribas o doctores de la ley: Eran los encargados de enseñar. Dedicaban su vida al estudio de la Ley de Dios y enseñaban a la gente cómo observar en todo la Ley de Dios. No todos los escribas eran de la misma línea. Unos estaban ligados a los fariseos, otros a los saduceos.
- Fariseos: Fariseo significa: separado. Ellos luchaban para que, a través de la observancia perfecta de la ley de pureza, el pueblo llegara a ser puro, separado y santo como lo exigían la Ley y la Tradición! Por el testimonio ejemplar de su vida dentro de las normas de la época, tenían mucha lideranza en las aldeas de Galilea.
- Herodianos: Era un grupo ligado al rey Herodes Antipas de Galilea quien gobernó del 4 aC hasta 39 dC. Los herodianos formaban una elite que no esperaba el Reino de Dios para el futuro, sino que lo consideraban ya presente en el reino de Herodes.
- Saduceos: Eran una elite laica aristócrata de ricos comerciantes o latifundistas. Eran conservadores. No aceptaban las mudanzas defendidas por los fariseos, como por ejemplo, la fe en la resurrección y en la existencia de los ángeles.
- Sinedrio: Era el Supremo Tribunal de los judíos con 71 miembros entre sumo sacerdote, sacerdotes, ancianos, saduceos, fariseos y escribas. Tenía gran lideranza junto a la gente y representaba la nación junto a las autoridades romanas.

Comentario a las lecturas del XXVI Domingo del Tiempo Ordinario 28 de septiembre de 2014

"HIJO, VE HOY A TRABAJAR EN MI VIÑA".
En la primera lectura, el profeta Ezequiel insiste en que el Señor perdona y salva siempre a los que se arrepienten y se convierten de corazón. El corazón de Dios es más misericordioso y compasivo que el corazón de los hombres, porque nosotros albergamos fácilmente en nuestro corazón el odio y la venganza, y nos resistimos a perdonar al que nos ha ofendido. Cuando hablamos de personas que fueron, en su pasado, pecadores, no debemos juzgarles siempre ya por lo que fueron, si vemos que, de verdad, ahora dan muestras claras de haber cambiado y de haberse arrepentido. Todos podemos equivocarnos, porque errar de humanos, pero también todos podemos dejarnos reconciliar por el Señor y vivir novedosamente la conversión.
 Como pedimos en el salmo, la misericordia de Dios es eterna, mientras que nuestros juicios son frecuentemente mezquinos y circunstanciales. Este Salmo 24 nos marca un camino concreto de oración. Respondemos todos: "Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna". Todos los versos que hemos oído al lector son materia de oración. Nos quedamos con los últimos:
El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes.
Hoy escuchamos a San Pablo dirigiéndose a los Filipenses. La comunidad de Filipos fue una de las primeras comunidades cristianas más queridas del apóstol Pablo, porque fue una comunidad que siempre le ayudó, aun en los momentos más difíciles de su apostolado. No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás. Demasiadas veces vivimos desde el egoísmo. Hoy la palabra proclamada nos invita a vivir estando dispuestos a perder algo de lo nuestro, para que otros puedan tener lo necesario. A veces nos encerramos demasiado en nuestro mundo y en nuestras circunstancias, como si el mundo se acabara donde se acaban nuestros intereses personales. la invitación no es a la uniformidad:  "Tener todos un mismo amor y un mismo sentir" no es pensar necesariamente lo que todos piensan y sentir lo que todos sienten, sino pensar y vivir en comunión afectiva con las demás personas, preferentemente con las personas más necesitadas. Así vivió el apóstol Pablo, porque siempre quiso vivir como había predicado su Maestro, Jesús de Nazaret.
Hoy en Evangelio nos presenta  de nuevo una parábola sobre una viña, la segunda (y la semana que viene, la tercera). Es importante contextualizarla. Jesús está hablando a las autoridades religiosas, los sumos sacerdotes y ancianos, y a los notables del pueblo. A ellos  critica Jesús su poca fe y su falta de credibilidad frente al testimonio de Juan, el Bautista, y frente a Él mismo y sus signos, que son cuestionados por ellos (acaba de expulsar a los mercaderes del templo y los sumos sacerdotes le han pedido explicaciones). Frente a ellos, hay otros que sí han creído, aunque en principio su palabra haya sido “no quiero”..
En la Parábola se da la invitación a trabajar en la viña. La invitación es a dos hermanos que son invitados por el Padre a trabajar en la viña; el primero contesta que no, pero va; el segundo dice que sí, pero no va; y Jesús pregunta: “¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?”. Lógicamente, contestamos que el que fue a la viña. Y de ahí saca Jesús su enseñanza. En concreto, Jesús habla de los publicanos y las prostitutas. Estos, a pesar de ser pecadores y decir “no quiero”, como el primer hijo, han acabado creyendo (“se arrepintió y fue”).
Jesús dijo y hoy nos dice que “los publicanos y las prostitutas os llevarán la delantera en el reino de Dios”, por su capacidad de arrepentimiento y de conversión, de saber abrirse a los nuevos caminos que Dios plantea en la vida, mientras que ellos permanecen inamovibles en sus actitudes y en sus pecados. Son los de: “Voy, Señor. Pero no fue” (segundo hijo). (esa es la Ante la pregunta que hace Jesús“¿Qué os parece?”.) la respuesta es obvia  " los que hacen lo que quiere el padre",  queda para nosotros como ejemplo y recomendación. Como el hijo que va, aunque había dicho que no, siguen a Jesús  los que tienen capacidad de conversión, de “volver a nacer”.
En ello estamos y es lo que espera el Señor de cada uno de nosotros.

LECTURAS del XXVI Domingo del Tiempo Ordinario 28 de septiembre de 2014


PRIMERA LECTURA
LECTURA DE LA PROFECÍA DE EZEQUIEL 18, 25-28
Así dice el Señor:
--Comentáis: no es justo el proceder del Señor. Escucha, casa de Israel: ¿es injusto mi proceder?, ¿o no es vuestro proceder el que es injusto? Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere, muere por la maldad que cometió. Y cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida. Si recapacita y se convierte de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá.
Palabra de Dios.



SALMO RESPONSORIAL
SALMO 24.
R.- RECUERDA, SEÑOR, QUE TU MISERICORDIA ES ETERNA.

Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador,
y todo el día te estoy esperando. R.-

Recuerda, Señor, que tu ternura
y tu misericordia son eternas;
no te acuerdes de los pecados
ni de las maldades de mi juventud;
acuérdate de mí con misericordia,
por tu bondad, Señor. R.-

El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes. R.-


SEGUNDA LECTURA
LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS FILIPENSES 2, 1-11
Hermanos:
Si queréis darme el consuelo de Cristo y aliviarme con vuestro amor, si nos une el mismo Espíritu y tenéis entrañas compasivas, dadme esta gran alegría: manteneos unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir. No obréis por envidia ni por ostentación, dejaos guiar por la humildad y considerad siempre superiores a los demás. No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás. Tened entre vosotros los sentimientos propios de Cristo Jesús.
Él, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el "Nombre-sobre-todo-nombre"; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble --en el Cielo, en la Tierra, en el Abismo-- y toda lengua proclame: “Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre”.
Palabra de Dios.


ALELUYA Jn 10, 27
Mis ovejas escuchan mi voz --dice el Señor--, y yo las conozco, y ellas me siguen.




EVANGELIO
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 21, 28-32
En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
--¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: "Hijo, ve hoy a trabajar en la viña". Él le contestó: "No quiero." Pero después recapacitó y fue. Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: "Voy, señor." Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?
Contestaron:
-- El primero.
Jesús les dijo:
-- Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia, y no le creísteis; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no recapacitasteis ni le creísteis.
Palabra del Señor.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Comentario a las lecturas del XXV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo A.

Comentario a las lecturas del XXV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo A

USTICIA DE DIOS (DEL AMOR)  y  LA JUSTICIA DEL MERCADO.
Caminos misericordiosos de Dios.
Muchas son  las sugerencias para nuestra vida cristiana de las lecturas de hoy.
El titulo que hemos elegido creo que es muy ilustrativo de nuestra relación con las cosas de Dios. y señala muy bien la relación que Dios quiere tener con nosotros.

En la primera lectura se nos invita a "Buscar al Señor" Descubrir los planes de Dios. ¿En qué se diferencian los planes divinos y los humanos? Los planes y caminos de Israel, a consecuencia de la grave situación en que se encuentra, son los de la duda, falta de fe, escasa confianza en sí mismos, en los otros. Porque la palabra divina es siempre eficaz, el Segundo Isaías urge a los suyos, mediante dos imperativos, a buscar al Señor; no ha muerto sino que se halla muy cerca de aquél que le busca. En el Antiguo Testamento "buscar al Señor" puede denotar una llamada cultica: acudir al santuario con sacrificios y oraciones, pero no se agota aquí su sentido. Ya desde los tiempos de Amós, la búsqueda del Señor no consiste en hacer numerosos sacrificios de vacas y de ovejas, ni en peregrinar a los grandes santuarios. Buscar al Señor es hacer caso de la palabra profética que Isaías está dirigiendo a su pueblo: a Dios se le puede encontrar en el desierto, ahora mismo..., sólo se exige la conversión y la escucha de su Palabra.
En este domingo  se inicia la lectura de cuatro pasajes de la Carta de San Pablo dirigida a los filipenses. Filipos era una ciudad importante y tenía también una numerosa Iglesia. Pablo escribe desde su prisión de, probablemente, Roma. La precariedad de su situación no le produce desesperanza, sino una gran alegría. Si muere sabe que se reunirá con Cristo, pero si no muere podrá encargarse de la cura espiritual de quienes él mismo ha llevado al conocimiento del Evangelio de Jesús. "Me encuentro –dice San Pablo—en ese dilema: por un lado, deseo partir para estar con Cristo, que es con mucho lo mejor; pero, por otro, quedarme en esta vida veo que es más necesario para vosotros". Pero a l final va a declarar que dicha alternativa tiene menos importancia que la necesaria vida digna que deben llevar los fieles de Filipo. Pablo acepta los planes de Dios y aunque su inteligencia analiza bien las opciones que tiene, deja en manos del Señor lo que tenga que ocurrir. Y esa confianza en el Señor toma mayor relevancia si consideramos que San Pablo vive la incertidumbre personal que produce el hecho de estar encarcelado.
El plan que Dios tiene para nosotros es trabajar en su  "viña".
El evangelio nos habla de este plan y camino de Dios para cada ser humano. La parábola evangélica es especialmente útil para los tiempos actuales. Hay muchos creyentes  que se creen con todos los derechos habidos y por haber. Buscan un premio permanente a su fidelidad y pretenden ser los primeros. La verdad es que habría que tener en cuenta los méritos de toda una vida dedicada al seguimiento de Cristo. Y hay hermanos verdaderamente ejemplares en ese camino. Pero son ellos precisamente los que también han de ejercer la máxima humildad y ponerse en el último lugar de la lista de retribuciones. No es fácil desprenderse de una cierta complacencia ante la satisfacción del deber cumplido. Y, sin embargo, no es lo que nos pide Cristo. Guarda, sin duda, relación el evangelio de hoy con la doctrina de la conversión de los pecadores y con la Parábola del Padre Miseriordioso. Aun convertidos en el mismo momento tendrán la misma paga que los fieles de "toda la vida".  La Misericordia del Señor les llevara a la gracia de Jesucristo , a la salvación y sanación y a a la vida eterna. Y, en este caso lo que dice Jesús respecto a las retribuciones es perfectamente aplicable. Va a dar a sus hijos fieles de siempre lo que les prometió, si restarles ni un céntimo, ni un gramo: la salvación. La única receta posible para no caer en pecados de superioridad respecto a los recién llegados a la gracia está en la última frase: "Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos". Muchas veces, demasiadas veces nosotros no vivimos esta lógica de Dios.
 Pedimos que se nos reconozcan nuestros méritos, que se hagan santos a personas de nuestra cuerda. Claro que esto lo hacemos intentando  maquillar nuestros propósitos e intenciones intimas. Repetimos palabras suaves, incluso "palabras bíblicas". hacemos elocuentes discursos...
 ! Pero Dios sabe la verdad, toda nuestra verdad¡.

Asi nos lo presenta el SALMO 138, I-II
Dios está en todas partes y lo ve todo
1Señor, tú me sondeas y me conoces;
2me conoces cuando me siento o me levanto,
de lejos penetras mis pensamientos;
3distingues mi camino y mi descanso,
todas mis sendas te son familiares.
4No ha llegado la palabra a mi lengua,
y ya, Señor, te la sabes toda.
5Me estrechas detrás y delante,
me cubres con tu palma.
6Tanto saber me sobrepasa,
es sublime, y no lo abarco.
7¿Adónde iré lejos de tu aliento,
adónde escaparé de tu mirada?
8Si escalo el cielo, allí estás tú;
si me acuesto en el abismo, allí te encuentro;
9si vuelo hasta el margen de la aurora,
si emigro hasta el confín del mar,
10allí me alcanzará tu izquierda,
me agarrará tu derecha.
11Si digo: «Que al menos la tiniebla me encubra,
que la luz se haga noche en torno a mí»,
12ni la tiniebla es oscura para ti,
la noche es clara como el día.